10 cosas básicas que hay que saber sobre el mantenimiento y los repuestos para el auto

repuestos para el auto

10 cosas básicas que hay que saber sobre el mantenimiento y los repuestos para el auto

Es fácil comprar un auto en estos días y es bastante sencillo aprender a manejarlo, pero lo más complicado es entender cómo funciona y cómo darle un buen mantenimiento. Pero no te preocupes, ya que vamos a compartirte 10 cosas que tenés que saber sobre el mantenimiento y los repuestos para el auto.

Aceite del motor

Muchas personas piensan que el aceite ayuda al coche a quemar combustible, pero en realidad su función es la de lubricar, enfriar y limpiar el motor. Esto significa que si no hay suficiente aceite, tres cosas pueden pasarle a tu coche: degradación térmica (laca y depósitos carbonosos), oxidación (barniz y lodo) y calentamiento compresivo (hollín y alquitrán). Estas cosas se depositarán en tu motor, creando fricción en partes donde el aceite debe fluir normalmente. Una vez que esto sucede, el aceite comenzará a hacer lo contrario a lo que estaba destinado a hacer, creando más fricción, calentamiento dentro del motor y acumulando depósitos de suciedad.

aceite para el motor

Llanta de repuesto

Tu neumático de repuesto no está diseñado para ser un elemento decorativo en tu coche, está ahí en caso de que desafortunadamente se te pinche una llanta. Así que asegurate de tener siempre en tu auto un gato y otras herramientas disponibles en caso de que necesites cambiar el neumático. Los neumáticos de repuesto normalmente se encuentran dentro del baúl, o justo por debajo.

También es bueno comprobar de vez en cuando si el repuesto se encuentra en óptimas condiciones. Lo último que necesitas es cambiar tu llanta pinchada y darte cuenta de que el repuesto también lo está.

Es realmente fácil cambiar un neumático: lo que requiere más esfuerzo es maniobrar el gato para que cargue con el peso del vehículo al hacer el cambio. Afortunadamente, el gato hará la mayor parte del trabajo pesado aunque tomará un par de intentos ponerlo correctamente.

Limpiaparabrisas

¿Alguna vez has conducido en la lluvia cuando los limpiaparabrisas no funcionan? No es exactamente una experiencia agradable, ¿cierto? Los limpiaparabrisas son una necesidad que muchas personas tienden a pasar por alto. Si deseas mantener tus limpiaparabrisas en un mejor estado, asegurate de que las gomas están en buena forma y que sean de la medida correcta. Por lo general, debes reemplazarlos cada seis meses, aunque lo mejor es comprobar cada cuando sugiere el cambio el manual de tu automóvil.

Limpiaparabrisas

Líquidos de automóvil

Otro componente básico que todos los propietarios de un automóvil deben de tener en cuenta es el líquido (o más bien líquidos) del automóvil. Si deseas mantener tu coche funcionando sin problemas, asegurate de revisarlos regularmente. Es algo que podés hacer fácilmente, así que no hay excusas. Los cinco más importantes son:

  • Aceite de motor
  • Refrigerante
  • Líquido de dirección asistida
  • Líquido de frenos
  • Liquido limpiador de parabrisas

 

Presión de las llantas

Podrías pensar que la presión de los neumáticos no es realmente un gran problema, pero estás equivocado. En realidad, es una de las características de seguridad más importantes de tu automóvil. He aquí por qué: cuando la presión de los neumáticos es baja, su superficie toca la mayor parte del suelo y puede causar fricción entre la carretera y el neumático. Cuando esto sucede, los neumáticos se desgastan más rápido. También pueden sobrecalentarse y provocar algún accidente.

Por el contrario, demasiado aire tampoco es bueno ya que menos superficie de la llanta toca el suelo, por lo que todo el vehículo estará rebotando durante el recorrido. Además, con la llanta llena de aire hay menos tracción, lo que afecta al frenado y hace que estés más propenso a accidentes.

Si no tienes idea de qué hacer con tus llantas, es mejor tener mayor presión en vez de una baja. Pero si quieres que tus neumáticos mantengan una vida más larga, utiliza la presión recomendada para tu vehículo. Puedes encontrar esta información dentro del manual del propietario o en el marco de la puerta del conductor de tu coche.

Presión de las llantas

Faros y luces traseras

Los faros y las luces traseras se atenúan con el tiempo, así que se recomienda inspeccionarlos de vez en cuando. Comprobarlos es más que nada una medida preventiva de seguridad y evita que seas detenido por la policía o un agente de tránsito. Por lo general, se recomienda cambiar las luces del auto cada año.

Mantenimiento general del auto

El mantenimiento regular de un auto varía dependiendo la marca y modelo. La mejor manera de conocer el plan ideal de mantenimiento para tu auto es leer el manual del propietario del vehículo, ya que te brindará los intervalos ideales de servicio para tu coche.

Amortiguadores

¿Tu coche se balancea de vez en cuando? ¿Puedes oír algún chirrido cuando frenás o pasas un bache? Entonces probablemente tus amortiguadores estén desgastados. Este es uno de los problemas más comunes de los vehículos antiguos, así que si manejas un auto que ya tiene un par de años, definitivamente revisa sus amortiguadores.

Amortiguadores

Filtro de aire

Es importante cambiar los filtros de aire cada seis meses. Cuando los motores se ensucian se pueden obstruir, por lo que tienen que trabajar más duro y esto puede causar un incremento en el gasto de combustible.

Filtro de aire

Equipo de Emergencia

Nunca se puede saber cuándo tu coche podría descomponerse, y si esto sucede, entonces debes de tener el kit de emergencia a la mano:

  • Botiquín de primeros auxilios
  • Extintor de incendios
  • Tres triángulos de advertencia reflexiva
  • Manómetro
  • Cables para pasar corriente
  • Lámpara
  • Baterías Extra
  • Guantes
  • Cinta adhesiva

 

Frenos

Los frenos son una característica de seguridad que nunca tenés pasar por alto. Cuando conduzcas, observa si el volante se sacude mientras pisas los pedales de freno; si es así, entonces esto podría afectar el sistema de control de estabilidad de tu coche y de los frenos ABS (sistema de frenos antibloqueo).

Frenos

Conseguí un buen mecánico

Y por último, consigue un buen mecánico. Un mecánico experto, honesto y bueno es difícil de conseguir, pero si encontras a uno, confía en él firmemente. Pregunta a amigos y familiares para que te recomienden uno. No elijas al primero que encuentres y te dé tarifas bajas. Tómate tu tiempo. Estás poniendo la seguridad y el rendimiento de tu coche en sus manos, así que asegurate de que sean buenos en lo que están haciendo.